miércoles, 22 de abril de 2009

Reseña 2 - Diablo Guardián


Violetta representa una juventud con unas tremendas ganas de vivir al máximo, pisando el acelerador hasta el fondo sabiendo que no trae frenos. Nos muestra como una vida sin límites puede llegar a darnos lecciones irreversibles… Es una bomba de sentimientos desenfrenados atrapados en una realidad de la que no quiere entender nada, de la que sólo le interesa poder vivir al límite hasta el último instante. Violetta sabe vivir su presente, conoce los miedos, la soledad y las ilusiones rotas de una chica encantadora.

Violetta se sumerge en un mundo de quimeras “no-espacios”, debido a que tiene una relación muy significativa con los espacios comerciales que se distinguen por la ausencia y por el engaño, zonas donde la interacción humana no ocurre de manera significativa. Ya que los productos de lujo de estos almacenes poseen un valor simbólico que le posibilitan establecer una identidad socio-cultural. Pensaba que una fuerza sobrenatural le tiraba de la mano, y que iba fatal y necesariamente conducida a dichos lugares, como las almas que los brazos de un ángel transportan al cielo.

Llena de incertidumbres, describe su vida como un videojuego fuera de control, donde la cultura de las imágenes y del consumo la apartan de cualquier colectividad, de las estructuras e instituciones tradicionales y culturales, por lo que, intenta construir una identidad en base de apariencias, de máscaras, que en su opinión, la redefinirán, quintándole su lado “naca” y transformándola en un simulacro de “niña rica”, en un ser con sentido de pertenencia y emociones instantáneas.

Deja ver lo que piensa, expresa algunas veces sus amarguras, sus decepciones y sus esperanzas permiten a la burla y a la crítica cebarse contra Violetta, que no sabe callar. Ella seguirá su ensueño de ideal, se creerá muy fuerte, se imaginará ser de una materia superior a la de las otras mujeres, se creerá heroína de novela, hasta el día en que se encuentre sencillamente mujer, con todas las debilidades de su sexo y ese día su vida se empañará, se romperá, se verá presa de inquietud y en constante zozobra.

Violetta es ciudadana del mundo; cree, sueña, aspira, vive lo que quiere vivir. Es una pícara que narra sus bajezas con ambigüedad y proyecta la subjetividad con la que percibe los sucesos que la rodean, en términos del tiempo. Alcanza por medio del desenfreno y el despilfarro una forma de expresión más vital.

Violetta, llega a ser un personaje complicado que no conserva el encanto ingenuo de los niños ni la adorable suavidad del lirio; ahora, tiene ya un lugar en el mundo, conoce la vida, algunas veces la conoce demasiado, afecta un escepticismo que haría sonreír, si no entristeciera tanta precocidad en una edad en que la vida debería ser un enigma para su alma joven.

Eddy NDA

1 comentario:

DETODOUNPOCOMH.blogspot.com dijo...

Violetta es un personaje increible y la verdad tú logras mostrarla tal y como es, sabes me encanta tu redacción sigue adelante amiguito,que tú escribes super bien.